domingo, 26 de marzo de 2017

Ingobernable.


El pasado día 24 disfruté de un maratónica jornada de 13 capítulos de la nueva serie Ingobernable que se estrenó en Netflix bajo el sello de la casa productora “Argos” de Epigmenio Ibarra y como productora y actriz, Kate del Castillo.
La serie nos envuelve de una manera magistral en el día a día de la sociedad mexicana y por qué no, en el de muchas sociedades en nuestro continente y en el mundo entero donde el juego del poder impone las reglas y ahora sí que cambiamos la famosa frase que siempre se pone al inicio de esas historias que pueden levantar ronchas: Cualquier parecido con la realidad, es pura realidad.
Dos bandos muy bien marcados. Por un lado el poder de la clase poderosa. Los hombres de dinero, los políticos, los militares, la DEA, la CIA y los presidentes en turno. Por el otro el poder de un inframundo paralelo donde lo inimaginable se hace visible y además real. Ese poder el barrio grande de Tepito, donde no hay cabida a lo imposible y donde impera su propia ley.
La trama es fabulosamente terrorífica y recrea una ficción que refleja la realidad sin tapujos y sin metáforas y muestra, los cojones que tiene este equipo de producción para meterse hasta la cúspide del poder y decirle al pan, pan y al vino, vino. Créanme que estoy impresionado.
Esta serie no es tan solo un acto de valentía porque suena también a un grito de guerra dado a que el mensaje es muy específico y directo a la cara. Es una especie de House of Card a lo mexicano, donde por primera vez se muestra el precio que se paga por esa gran ambición de muchos por llegar a Los Pinos y lo que representa para un presidente y una primera dama jugar en esas grandes ligas del poder, donde parece ser que ellos son los que menos poder poseen.
Ahora la bomba estalló. Quien sabe cuál será la reacción del gobierno, y de ser como lo muestra la serie, sería mejor que los autores y la productora salgan corriendo porque no dudo ni tantito que puedan terminar enjaulados en uno de esos tantos Centros de Detención clandestinos que usa el ejército para evaporar lo que haya que desaparecer para no dejar huellas de toda la mierda y la injusticia en la que estamos viviendo.
Ingobernable lo ha logrado y con este trabajo rinde un gran tributo a los miles de mexicanos desaparecidos desde que inició esta guerra sin sentido orquestada por el ex presidente Calderón y al mismo tiempo denuncia la realidad inequívoca de corrupción e impunidad en la que vive hoy el país.
Termino esta opinión mandándole una felicitación a todos el equipo que hizo posible este proyecto, a sus directores, escritores, productores y actores quienes con una excelente actuación le dieron el sello de lo mejor que se hecho para la televisión en los últimos tiempos.   
Los invito a que disfruten de esta magistral historia. Ustedes dirán si tengo o no razón. 



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...